5.1.1.

18 marzo 2005

¡Devuelvanme a la vieja web!

Categorí­a

Insultos removidos para una lectura más amena.

Hablando sobre los nuevos propotipos de servicios (en beta) de MSN, Mariano en Start.com feeds a la Microsoft (Denken Über) dice:

encima compatibles o "camino de serlo" con Firefox (eso para los desconfiados)

Luego, en los comentarios:

saber que los tipos le dan soporte a FF en una aplicacion propia es un paso adelante

No, esto no va a ser un palo a Mariano (aunque no incluir body {padding:0px;} podría ser una razón (Sarcasmo)).

¡La web de los '90 ha vuelto! ¿Recuerdan esos locos tiempos en que los sitios hacían maravillas para funcionar en Internet Explorer y Netscape Navigator 4? Incluso había resignados que creaban dos versiones de la misma página, cada una optimizada para cada navegador.

El tiempo pasó y Netscape Navigator empezó a funcionar tan mal que practicamente todos se fueron del brazo de la competencia. ¡Netscape no funciona! ¡Usa Explorer! decían por todos lados. Los creadores de sitios notaron esto y convirtieron la costumbre de usar Netscape en una operación de hemorroides. Ese fue el comienzo de una epoca negra en la web.

Epoca de oro

Pero un día llegó Zeldman con su capa naranja y nos enseñó que podiamos usar CSS para que nuestros sitios se degradaran de una manera en que el usuario siempre pudiera acceder al contenido.

La web fue feliz. Los pequeños sitios y las grandes compañias optimizaban (medianamente) su contenido para lograr una (medianamente) mejorada experiencia para todos sus usuarios. Aunque no había colores ni fuegos artifiales para los navegadores más antiguos, igualmente eran respetados y bienvenidos —aunque lamentablmente advertidos muy amablemente de sus deficiencias.

La familia de código abierto

Entre los navegadores que se sentían comodos con los sitios optimizados según estandares estaba Mozilla. Después de haber estado ocultos en el olvido, los restos de Netscape Navigator habian dado forma a un navegador muy robusto (y pesado). Los nostalgicos usuarios de Netscape pudieron volver a navegar e incluso en mejores condiciones que su competidor Internet Explorer.

Tiempo más tarde Mozilla tuvo un hijo que pasó de pajaro a zorro; un navegador robusto como su padre pero mucho más agil. Los que lo conocieron lo amaron al instante. Entonces salieron a gritar a los cuatros vientos: ¡Internet Explorer apesta! ¡Usa Firefox!.

El patito feo se quedó feo

Las campañas de marketing en favor de Firefox fueron un exito. Hoy el 90% de los usuarios de internet usan Internet Explorer y el 50% usa Firefox —lease lo anterior con tono sarcástico. Y así comenzó la segunda epoca negra de la web.

Si antes el mensaje era La mayoría usa Internet Explorer así que no damos soporte para Netscape Navigator, el mensaje ahora es La mayoría usa Internet Explorer y Firefox así que no damos soporte para otras porquerías.

Ahora que los usuarios de Firefox también son una mayoria —como piqueteros en la web— son (muy) tenidos en cuenta. Pero como era de esperarse tanto poder los corrompió. Se volvieron egocentricos como lo fueron en su momento los usuarios de Internet Explorer, peleando sólo por su tajada del pastel.

¿Alguién todavía se acuerda de los navegadores alternativos? ¿Que pasó con los ideales de libre acceso al contenido? ¿Y con la idea de que Javascript debía mejorar la experiencia del usuario en lugar de limitarla? ¿Que tienen Start.com o Gmail tan especial que sólo admiten a un grupo tan selecto?

Cuando en los comentarios de Start.com feeds a la Microsoft menciono el poco probable soporte para Opera, la respuesta de Mariano, bienintencionada y amable, representa el típico pensamiento (que vengo viendo) del usuario de Firefox: funciona en mi navegador, ¡todo bien!.

Los viejos sitios plagados de tablas quizás se veían desprolijos, pero al menos se podían leer.

Los nuevos sitios, las nuevas tecnologías, los nuevos usuarios (edición bien intencionada: principalmente los que además son desarrolladores, según los comentarios)… ¡Vayansé ya saben donde!

Powered by Blogger